Atletismo

CROSS INTERNACIONAL DE ATAPUERCA (BURGOS) PARA MUCHOS UN PASE PARA EL EUROPEO DE CROSS…PARA MÍ, UN PUNTO DE PARTIDA:

 

Lo que vas a encontrar aquí, no es una crónica de carrera….

Tenía miedo de volver a competir, por eso no podía dejarlo más tiempo, y decidí acudir a este cross por un único interés personal: no dejar que el miedo a ponerme en una línea de salida me superara y fuera inconscientemente aplazando este momento.

El año pasado en este mismo cross conseguí un 4º puesto como española, que casi me aseguraba una plaza para el Europeo de Cross, al que finalmente conseguí ir por mis actuaciones en el resto de carreras puntuables para ello.

Por lo que el año pasado si la película era de aventura y emoción…este año la película se volvió de  drama, debido a mi momento actual, reaparición tras una lesión.

Todas las personas cuando estamos un tiempo “fuera de combate” en algún aspecto de nuestra vida, en ese periodo, imaginamos muchas veces como será nuestra reaparición o como vamos a actuar… Yo no iba a ser menos. Cuando decidí que acudiría a este cross, mi cabeza empezó a trabajar en diferentes hipótesis de enfrentamiento: “corre y que sea lo que tenga que ser”, “sal a ritmo de carrera hasta que mueras”, “intenta ir de menos a más…aunque te cueste”, luego pasaron a “vas a hacer el ridículo”, “no pintas nada en una carrera a la que la gente llega al 100%”, “estas con más peso del que deberías para la ocasión…” un sinfín de contradicciones de las que intentaba escapar centrándome en mis estudios…

Cuando quieres que tu actividad deportiva sea el eje de tu vida, es decir, cuando luchas por ser deportista profesional mientras desarrollas otros campos de tu vida, debes contar con las lesiones, es más la doble rotura del soleo, no es para nada mi lesión mas grave…pero si la que llegaba en el peor momento posible…ya que me quitó la posibilidad de una medalla en un Cto de 10.000m.l., la de ir a una Copa de Europa de 10.000m.l (una de mis pruebas favoritas) y ahora me arrebata poder estar en la lucha de ir al Europeo de Cross (mi prueba favorita sobre todas).

La reaparición de un atleta lesionado, para el atleta en cuestión, supone una situación potencialmente estresante, porque te tienes que adaptar a una situación nueva, tienes que controlar tus propias expectativas sobre el regreso y agarrarlas cada vez que se desvíen de la realidad hacia lados muy negativos o muy positivos. La realidad es la que es, no hay otra. Aunque casi lo que más descentra es la incertidumbre sobre tu rendimiento y tu forma…no sabes cómo va a reaccionar tu cuerpo y tu capacidad de sufrimiento, porque te has estado recuperando de una lesión no entrenando de forma específica para una competición. Y sobre todo… el miedo a volver a lesionarte otra vez, no saber leer los “dolores” de adaptación muscular y magnificarlos, o incluso pasar de ellos y volver a recaer porque necesitas/quieres competir…

Y claro…lo que vaya a pensar la gente de ti…que a mí en este caso…me importa la opinión de las personas a las que me une, o una relación personal o laboral, las opiniones de personas ajenas depende como me pillen de ganas de escuchar…y como de constructivas sean…por suerte gracias a lo que he estudiado en Trabajo Social respecto a este tema, me ha venido muy bien para saber gestionarlas. Pero he de admitir que el feedback con las personas en la competición, tanto antes, como durante y después ha sido muy bueno, y han conseguido que en ese momento de llegar a meta “más superada por las preocupaciones que por los aspectos positivos” me centrara en la realidad y no fuera dramática…GRACIAS.

Por eso ahora, después de Atapuerca, un cross en el que sufrí en muchos aspectos, pero el que es una pasada poder estar cada año, ya que supone el comienzo de una nueva temporada, la posibilidad de conseguir nuevos objetivos, y de aprender más sobre este deporte.

Ahora tengo el punto de partida muy claro, y en el que voy a centrarme:

  1. El planteamiento de objetivos progresivo.
  2. Controlar mis expectativas de rendimiento, junto a la comprensión, aceptación y adaptación al momento actual, ejerciendo también control sobre mis respuestas emocionales.
  3. Seguir trabajando para conseguir mi mejor estado de forma, junto a todos los profesionales que forman mi “equipo” como son: entrenador, fisios, nutricionistas, médicos y sobre todo mi familia.
  4. Y ser muy agradecida con las personas que estáis siendo un apoyo, en especial a mi familia, a todo el equipo nombrado, Lourdes, Javi y Jacqueline.

En este periodo de lesión, superación de la misma y adaptación a la competición de nuevo, estoy aprendiendo muchas cosas, sobre mí, sobre las personas que me rodean en este ámbito y sobre el deporte en general. Algunas buenas, otras malas…pero todas útiles, seguro.

Es momento de ponerse a trabajar, el tiempo pasa volando.

Anuncios